Creatividad, amor, paciencia y autonomía en el vínculo afectivo

El vínculo afectivo se podría entender como el intercambio de cariño y amor entre los diferentes miembros de una familia, base fundamental para que tus hijos crezcan sanos y se desarrollen en plenitud. A partir de este vínculo podemos incidir en una educación emocional equilibrada para con los más pequeñas si contemplamos cuatro variables fundamentales en la relación:

  • Creativa: La relación con tu hijo debe ser original, genuina y creativa a la hora de abrirse camino en el transcurso del tiempo. Como bien sabemos las interacciones entre personas no están exentas de conflictos, pero lejos de suponer esto un problema, estas dificultades en las relaciones suponen oportunidades que, llevadas con una elevada dosis de creatividad, pueden impulsar a las personas y desarrollar sus potencialidades más ocultas.
  • Amorosa: Principalmente la relación debe estar fundamentada en el cariño y el amor, y el contacto físico debe estar presente desde el minuto 0 en la vida de tu bebé, pues es el vehículo a partir del cual se establece la conexión de seguridad para con los padres y para la vida. El contacto físico siempre ha de ser suave y respetuoso con las necesidades de tu pequeño, buscando el equilibrio entre ese contacto y el espacio propio de tu hijo.

Expresion amor

  • Pacífica: La gestión emocional de vosotros, mis queridos papás, es fundamental a la hora de relacionaros afectivamente con vuestros hijos. Actuar desde la calma y como modelos para no perder el norte es fundamental para que la relación sea sana y equilibrada y potencie al máximo las posibilidades de tus hijos. Por el contrario, una actitud nerviosa o incluso violenta sólo alimenta el miedo, principal causa de anulación de las potencialidades de los pequeños. Por tanto, el vínculo entre vosotros y vuestros hijos debe fundamentarse en el respeto mutuo, la comprensión y la compasión.
  • Autónoma: Como decía más arriba es fundamental que tu hijo pueda encontrar su propio espacio para satisfacer su curiosidad con respecto al mundo que le rodea, libre de prejuicios y de miedos adquiridos. Vigilad los mensajes que enviáis a vuestros pequeños y proporcionarle espacios de seguridad donde puedan moverse con libertad y autonomía, siguiendo su propio ritmo y proceso de maduración. La vida es experimento, ensayo-error, tocar, sentir…

El modelo CAPA (siglas que recoge los cuatro conceptos anteriormente explicados) en el vínculo afectivo es un impulsor emocional de las personas, un trampolín para que el desarrollo de tus hijos sea sano, equilibrado y proporcione bienestar vital (felicidad). Desde aquí es sencillo que tus hijos construyan una vida enriquecida y exitosa en todos los sentidos.

Aislamiento afectivo

¿Y qué podemos hacer si nuestros hijos ya están un poco más creciditos y no hemos establecido ese vínculo sano?

Digue's la teva!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.