Coaching grupal – El camino

Desde aquel 30 de marzo que empezáramos con el primer grupo de crecimiento en Aula EdEm ya han llovido unas cuantas sesiones. Con el paso de los días se ha ido formando un grupo sano, con unas interacciones muy enriquecedoras. Todos aprendemos de todos y, por lo menos a lo que a mí respecta, el tiempo se me queda corto para terminar de escuchar las aportaciones tan interesantes que hacen los participantes. Poco a poco el grupo ha ido creciendo y cobrando vida, incluso fuera de las sesiones donde algunos compañeros nos deleitan con reflexiones, poemas e imágenes hermosas que insuflan aun más vida al grupo. Es tan apasionante servir a las personas… Y me siento muy afortunada de poder dinamizar estos espacios, con gente tan capaz y con tantas ganas de aprender y superarse.

A lo largo de estas sesiones hemos ido trabajando dinámicas que me apetece compartir contigo, mi querido lector. Puedes consultarlas en el apartado de “Recursos” que encontrarás en las pestañas de arriba, aquí en mi blog. Sin embargo, permíteme que las mencione brevemente aquí, para que te hagas una idea de la línea que estamos trabajando:

  • En la primera sesión trabajamos con la Rueda de la Vida, un ejercicio que permite crear una visión general de los diferentes ámbitos de tu vida y de tu vida en conjunto, de forma que te ayuda a delimitar cuáles son aquellos ámbitos susceptibles de mejora, y cuáles son los ámbitos de los que te estás nutriendo ahora mismo. Esta visión global aporta datos interesantes a tu momento presente, y es recomendable repetir el proceso un par de veces al año, para ver la evolución y el movimiento en cada ámbito de tu vida con el paso del tiempo. ¿Quizás aquel problema se ha solucionado y no has tomado consciencia hasta ahora? ¿O quizás estás enquistado en algún ámbito en el que ves que no hay cambios?
  • La segunda sesión la dedicamos a analizar nuestras Capacidades y limitaciones y ver cómo nos relacionamos con las mismas. En el grupo salieron muchas cosas interesantes que pusieron el foco el dificultades ocultas que estaba autosaboteando procesos de mejora. ¿Quizás te cuesta reconocer tus capacidades y las cosas que sabes hacer bien? ¿Quizás niegas tus propias limitaciones? ¿Quizás le pones demasiado énfasis a tus dificultades? ¿Está equilibrada la balanza entre tus capacidades y tus limitaciones? ¿Dónde tienes la mirada puesta en tu día a día? ¿Qué te hace sentir? ¿Cómo puedes desarrollar tus capacidades o mejorar tus limitaciones?
  • La tercera sesión la dedicamos a centrar nuestro objetivo personal, mediante la ayuda de una tabla. Recogida la información de las primeras sesiones y elaborada, se trataba de cada participante expresara en un objetivo su meta de mejora personal. Concentrar en un objetivo un aspecto de mejor no es tarea fácil, porque a menudo solemos confundir objetivo con deseo, o formulamos el objetivo de una forma abstracta o negativa. Pero lo cierto es que un objetivo bien formulado supone el 50% del camino recorrido hacia la mejora personal. Por tanto, dedicarle tiempo y recursos a la concreción del objetivo es vital para iniciar un buen proceso de crecimiento personal.
  • La cuarta sesión hicimos una actividad que estaba centrada en expresar nuestro inconsciente con respecto a nuestro objetivo personal; se trata de una dinámica individual de expresión libre y, dadas las respuestas, salieron muchos puntos de bloqueo personal que son susceptibles de sabotear la consecución de nuestros objetivos personales.

De este último ejercicio salieron auténticas maravillas de arte: uno mismo expresado en líneas aparentemente azarosas pero que recrean nuestro mapa mental interior, nuestros miedos, nuestras dudas, nuestros bloqueos. Y en el mismo cuadro, representada, la salida del laberinto que nos tiene atrapados. En las próximas sesiones, recogeremos estos aspectos y los trabajaremos, para limpiar la salida de las piedras que nos pueden obstruir nuestro camino hacia la meta. ¡Ya te contaremos! ;)

Laberinto

Desde aquel 30 de marzo que empezáramos con el primer grupo de crecimiento en Aula EdEm han pasado muchas cosas dentro de nuestros corazones. Cosas maravillosas que me siento privilegiada de poder experimentar, sentir, vivir… ¡Gracias a todos los participantes de este grupo por una experiencia tan enriquecedora! ¡Sois unos campeones! :)

Una hoja de otoño en mitad del invierno, rezagada. Una perla en mitad del desierto, perdida. La ola que irrumpe en la montaña, osada. Soy yo, soy tú. Silencio.

4 Comments

  1. Pingback: Quiero cambiar: La rueda de la vida - Aula Edem

  2. Héctor

    Responder

    ¡Mis más sinceras felicitaciones por esta iniciativa! Me resulta muy interesante y estimulante participar en ella. Creo acertado compartir también por aquí los versos que escribí para el grupo después de la sesión que describe tu entrada:

    Ánimas ligadas a su epopeya.
    Seres en profunda metamorfosis.

    Desenredarán sus ojos.
    Embellecerán su tragedia.
    Danzarán su unión con la tierra.

    • Responder

      ¡Qué ilusión tenerte por aquí, Héctor! :)

      Me encanta que hayas compartido tus lindos versos. Tu evolución en el grupo es asombrosa; aun recuerdo el completo silencio de tu primera sesión y ahora… expresando en público tus sensaciones más íntimas a través de estos versos. ¡Cuánta belleza en tu interior! :)

      • Héctor

        Cuando los miedos desaparecen todo es belleza.

        Gracias, Judit. Y a los compañerxs. Por vuestra sincera expresión.

Tienes voz, deja que te oigamos: